LA HISTORIA DE GIULIANELLO

Antes tierra de los Volscos, lugo propriedad de la famila de Julio César, una pequeña aglomeración urbana y, finalmente, un próspero pueblo con un castillo entre la Edad Media y el siglo XVIII: la historia de Giulianello es totalmente feudal.

Edad Antigua y Edad Media

El sistema de drenaje aún activo bajo el lago de Giulianello sugiere que el área fue habitada originalmente por los Volscos. En la época romana, el área se llamaba “Fundus Julianos” porque pertenecía a la familia Julia, la misma de Julio César. A finales del período republicano, los nobles romanos construyeron algunas villas rústicas (domus cultae), granjas donde los esclavos se dedicaban a las actividades agrícolas. Y fue alrededor de estas donde se establecieron las primeras familias.

En el siglo XI la aglomeración tomó la forma de un clásico castrum de la época: en toda Italia, los nobles locales reunieron a todos los habitantes de un territrio circunscrito en un área urbanizada con un castillo y murallas, asegurándoles una organización administrativa discreta y la defensa militar de las incursiones de los bárbaros. Así nació el “Castrum Juliani”, que encontró un gran desarrollo entre 1100 y 1200.

El período de oro: las familias Conti, Salviati y Borghese

En el siglo XIII el castillo fue vendido a la familia Conti, de origen toscano, que se mudó a Segni. Debido a las luchas fraticidas el Castillo de Giuliano se redujo a una hacienda en la segunda mitad de 1400. Doña Costanza Conti pensó en replantear la suerte del feudo en el siglo XVI, ordenando la construcción de la Iglesia Parroquial y la reconstrucción del castillo, así como las obras de drenaje hídrico y el refuerzo de las murallas perimetrales. Después del matrimonio de Doña Costanza con Lorenzo Salviati, Giuliano fue deredada por el hijo de la pareja, Antonio Maria Salviati. Él fue el responsable del trabajo empezado por Doña Costanza y la construcción de edificios para bodegas, almacenes, graneros y casas familiares. A finales de 1700, Giuliano pasó a manos de los Borghese, de los cuales recordamos la figura del príncipe Camillo Borghese.

El fin del régimen feudal en el siglo XIX

Con la llegada del ejército napoleónico, en 1808 los príncipes Borghese perdieron el título de señores feudales y se convirtieron en dueños de las propriedades de Giuliano. El pueblo se hizo municipio bajo el gobierno de Cori. Cuando Camillo Borghese tuvo la oportudidad de restablecer el régimen feudal, se negó a hacerlo, renunciando a todos los derechos baroniales. Giulianello se convirtió en parte de la Delegación de segunda clase de Frosinone en el distrito de Anagni, del gobierno de Valmontone y, como aldea, del municipio de Montefortino. Pero poco a poco la ciudad se despobló y se convirtióen una ciudad fantasma debido a los continuos contrastes entre los señores locales para la división de las tierras. Las tierras incultas y las aguas sin canales crearon las condiciones para la malaria, que diezmó a la población. El pueblo encontró nueva vida solo después de la Segunda Guerra Mundial, gracial al desarrollo de economías alternativas.

El siglo XX: la familia Sbardella y las luchas campesinas por los usos de centros cívicos El 1 de octubre de 1908, la familia Sbardella compró las haciendas de Giulianello y de Torrecchia e hixo restaurar y decorar la iglesia parroquial. Pero la historia de Giulianello estaba ahora en un punto de viraje: las crecientes demandas de la comunidad de Giulianello para los usos cívicos dieron como resultado una causa legal encomendada a los abogados Celli y Colombo, del tribunal de Velletri. Don Alarico Conti, sacerdote en Giulianello desde 1910, se comprometió a estsblecer la Liga Blanca de los Campesinos, causando una roptura definitiva con los Sbardella. Al final de una lucha de décadas, finalmente reconocieron los usos cívicos en el territorio a la población de Giulianello. Finalmente, en 2013, nació la Administración Separada de los Bienes de Uso Cívico de Giulianello (Asbuc).