El convento de San Francesco

Visible desde gran parte de Cori, el convento de San Francesco del siglo XVI os deleitará con una vista de la ciudad, pero si entráis os dejará sin palabras con su rico cielorraso de casetones.

 

Una terraza sobre Cori

El convento de San Francesco, a las afueras de Puerta Romana, merece un paseo aunque solo sea por la espléndida vista de Cori. Ubicado en lo alto sobre Plaza della Croce, a la que una vez estuvo conectado por un puente, se completó en 1526.



El interior

Hoy en día la verdadera joya de la iglesia es un rico cielorraso de casetones dorado sobre un fondo turquesa, realizado entre 1673 y 1676 por Luigi Guarnieri.

Pero la iglesia no siempre tuvo el aspecto barroco de ahora. Originalmente, su arquitectura reflejaba la simplicidad de la orden franciscana y los cánones renacentistas: con una planta rectangular sin capillas, tenía una sola nave y su única concesión al fasto era el coro de madera en nogal, decorado con festones y pequeñas columnas corintias. En el centro, todavía está el atril giratori. Las capillas laterales se agregaron con intervenciones posteriores en los siglos XVI y XVII. Incluso el claustro es esencial, compuesto de pilares en piedra local.

La pintura de San Carlo Borromeo se atribuye a Pomarancio.



Horarios de visita del convento de San Francesco