El Templo de Hércules

Desde cualquier punto se mira Cori, el templo de Hércules es la primera joya que atrae la atención: un templo dórico que se encuentra en la antigua acrópolis de la ciudad, con sus columnas prácticamente intactas.

tempio_d_ercole CoriLa arquitectura

En 89-80 a.C, cuando fue construido, el templo de Hércules tenía que ser un espectáculo para los ojos: de travertino, cubierto con estucos de colores, izado en un podio probablemente cubierto con losas de piedra caliza, al que se accede por una escalera perdida. Monumento nacional desde 1898, hoy solo se conservan los pronaos y la pared de entrada de la celda, que originalmente tenía cuatro lados cerrados.

Para la planta, las caracteristicas de las columnas, de los capiteles y del arquitrabe, el templo de Hércules es un perfecto ejemplo de un estilo dórico reinterpretado en llave itálica. De hecho, entre 100 y 80 a.C. se difundió en Italia la práctica de inspirarse a modeles arquitectónicos griegos, revisándolos según el gusto local. Las columnas, de 7 metros de altura, sostienen un arquitrabe que alterna triglifos (acanalados) y metopas (lisas)originalmente decorados con estucos policromados. Tengan en cuenta en particular los goteos con cabeza de león. En el arquitrabe de la puerta, una inscripción contiene los nombres de los don magistrados que supervisaron la contrucción del edificio, Marco Maglio y Lucio Turpilio.

Los misterios
En comparación con las terrazas de abajo, el templo de Hércules está descentrado: es el signo de la probable presencia de otro edificio ahora destruido, tal vez un templo más antiguo. A esto pertenecerían las terracotas figuradas y las cerámicas votivas del siglo IV-II a.C. expuestas en el Museo de la Ciudad y del Territorio.

Desde siempre, el templo se conoce como el Templo de Hércules, pero en realidad su atribución no es segura. Asíblo llaman los Coresi desde tiempo inmemoriales, basados en documentos que se remontan a mucho antes de 1600 y a una inscripción del siglo XVIII, considerado apócrifo.

Una musa para los artistas
Lo cierto es que, a lo largo de los siglos. El templo de Hércules de Cori ha atraído a un gran número de eruditos interesados en su peculiaridad arquitectónica. Gian Battista Piranesi le dedicó una serie de grabados, que también demostraron ser importantes para reconstruir la forma antigua del edificio. Parece que Raffaello estaba llegando a la miseria y lo inmortalizó en algunos bocetos, cuando fue nombrado arquitecto de la fábrica de San Pietro para la oficina de Bramante.

El campanario
El campanario detrás del templo pertenece a la antigua iglesia de S. Pietro, destruida durante los bombardeos de 1944.